viernes, 7 de diciembre de 2012

Inversión chilena en Uruguay sumó US$1.652 millones entre 1990 y 2011



Las autoridades uruguayas expresaron hoy su convencimiento de que el comercio con Chile aumentará en los próximos años, en el marco de un encuentro empresarial en Montevideo en el que resaltaron la importancia de la inversión chilena en el país, que entre 1990 y 2011 llegó a los 1.652 millones de dólares.
El foro, titulado “Contexto y perspectivas de las inversiones en Uruguay” y organizado por la embajada de Chile en Montevideo, contó con la participación del ministro de Industria, Energía y Minería de Uruguay, Roberto Kreimerman, y el embajador chileno en Uruguay, Patricio Pradel.Kreimerman pronosticó un fuerte incremento del comercio bilateral, que tuvo su pico en 2006, luego mostró una leve caída y ha vuelto a incrementarse en los últimos años, detalla un comunicado de su ministerio.Por su parte, Pradel también subrayó las perspectivas positivas para las inversiones y los intercambios de mercancías entre ambos países y remarcó particularmente la seguridad jurídica que ofrece Uruguay.Según datos de la embajada chilena incluidos en el boletín, Uruguay ocupa el sexto lugar entre los países receptores de capitales chilenos directos.Entre 1990 y 2011, la economía uruguaya recibió inversiones de unas 60 empresas chilenas por un monto de 1.652 millones de dólares, lo que equivale al 2,6 % del total invertido en el exterior.Esas cifras se explican, sobre todo, por el desarrollo de la planta de celulosa Montes del Plata en el departamento uruguayo de Colonia, a unos 200 kilómetros al oeste de Montevideo.La fábrica, gestionada por la chilena Arauco y la finlandesa Stora Enso, es la mayor inversión realizada jamás de un solo golpe en Uruguay, con unos 2.000 millones de dólares.En el capítulo comercial, las exportaciones uruguayas a Chile, en las que la carne es el producto estrella, se situaron a noviembre de 2012 en 177 millones de dólares, mientras que las importaciones desde la nación transandina fueron de 171 millones, sobre todo de cobre y otros productos con valor agregado.