sábado, 1 de junio de 2013

Austeridad, muy prostituida en Europa: Mujica El presidente de Uruguay destacó elementos que han sido desplazados por la búsqueda a ultranza de la riqueza y la inmediatez de las políticas públicas, como la libertad y el bienestar.

El presidente de Uruguay, José Mujica, en entrevista con la Televisión Española(RTVE), declaró que el fin de los políticos debe de ser la búsqueda de la felicidad humana, la cual no se consigue a través de la acumulación de bienes sino a través de la libertad y la administración eficiente del tiempo.


Indicó que Europa vive en una crisis económica que afecta a todo el mundo, que se “está alargando mucho y que también se vuelve en una crisis política”, ya que “los sucesos gobiernan a los hombres, no los hombres a los sucesos”.
Cuestionado sobre el quehacer político, Mujica aseguró que el objetivo máximo de la política debe de ser “la búsqueda para que la gente viva mejor", advirtiendo que "vivir mejor no es tener más, es ser más feliz”.
La RTVE destacó las características de austeridad en las que vive José Mujica, quien vive en su hogar a las afueras de Montevideo; el Palacio presidencial fue donado a los indigentes de la ciudad. Sin embargo, el mandatario precisó que no le agrada utilizar la palabra austeridad, considerando que “está prostituida en Europa”; prefiere decir que vive en “sobriedad”.
Mujica apuntó que el mayor objetivo del ser humano es la libertad y está esta intrínsecamente ligada con el tiempo. Consideró que la sociedad humana moderna está enajenada en la adquisición de dinero, que la hace perder el tiempo valioso para las convivencias humanas y realizar lo que realmente desea.
“La sobriedad es el disfrute de el tiempo para el ser humano”, sostuvo.
El mandatario uruguayo consideró que los cambios sociales se van a lograr únicamente cuando éstos involucren a toda la sociedad, “cuando se vuelve colectiva”, sistemáticamente y con paciencia.
Sobre políticas públicas polémicas, planteadas o aprobadas en Uruguay como la legalización de la droga, el aborto y los matrimonios homosexuales, Mujica afirmó que es obligación del Estado tomar las riendas de las realidades sociales para evitar que el crimen o la negligencia destruyan la vida de los ciudadanos, aun cuando uno no apoye algunas de esas políticas.
“La marihuana como el tabaco son una plaga”, afirmó, considerando que “detrás de el está el narcotráfico, y si el Estado lo ignora ellos ganan”.
Mujica terminó diciendo que el gran reto que vive Latinoamérica es la búsqueda de la paz en Colombia, a lo cual mostró todo su apoyo como jefe del Estado Uruguayo.